Filial San Juan: una pasión monumental

(GALERÍA DE IMÁGENES INCLUIDA) El Coordinador General de la filial habló en exclusiva con Pasión Monumental, nos contó su historia y cómo se vive el fútbol en la provincia.

Hace mucho tiempo existió una filial en San Juan, pero se disolvió tras el fallecimiento de su presidente. De todas maneras, los hinchas se siguieron reuniendo, y en septiembre de 2011 ya eran tantos que tuvieron que alquilar un lugar. Ahora son 80 las personas que integran la filial, pero sólo 15 socios de River, ya que no es tan fácil asociarse por la distancia.

Realizan eventos solidarios como campeonatos, eventos y viajes. Ven los partidos en pantalla gigante, y están organizando un gran viaje a Buenos Aires para visitar el Monumental y el museo. Para conseguir entradas se relacionan con filiales de Mendoza, San Rafael, San Luis, Catamarca, Tucumán, Salta, Jujuy y Buenos Aires.

Su coordinador cuenta que es de River desde siempre, que su abuela de 89 años veía todos los partidos. Asegura que San Juan es del Millo. “Es un sentimiento que no se puede explicar”, lo ves en las calles, todos con la remera todo el tiempo.

Sus ídolos son Peuccelle, Moreno, Loustau, Pedernera, Labruna, Sívori, Distéfano, Walter Gómez, Amadeo Carrizo, Alonso, Ramón Díaz, Kempes, Fillol y los que vivió: Francescoli, Ortega, Saviola, Mascherano, Aimar, Crespo, Salas, Cavenaghi, Gallardo, Almeyda.

Para los sanjuaninos el fútbol se vive con la misma pasión que en todos lados. La provincia cuenta con un equipo en Primera, y está pasando por un buen momento. Incluso se vive con más pasión porque  son pocas las veces que se puede ir a Buenos Aires a ver un partido, y se disfruta el doble.

Su máximo encargado recuerda que en la Copa Libertadores 2004 tenía tantas ganas de ir a Capital que hizo dedo todo el camino para llegar. Para él ser hincha de River es su familia, es sus amigos, es su abuela, es el club que ama y es la pasión que nunca cambiaría, a pesar de todo, es lo que al igual que a todos, en cualquier parte y en cualquier momento, lo hace feliz.

Por Luciana Flesler

[cincopa AwPAD2aOZZda]