Que gane River, todo el año es carnaval

Más de 800 hinchas estuvieron en la puerta y en los alrededores del hotel Del Bono Suite para darle una cálida bienvenida a River, que se había alojado en ese lugar cuando jugó en diciembre, frente a Defensores de Belgrano.

Mientras se realizaban los carnavales con carrozas en las calles y la Fiesta del Sol presentaba recitales y variadas actividades, los hinchas prefirieron quedarse a esperar a los jugadores. En la visita por la Copa Argentina, Alejandro Domínguez firmó autógrafos y se sacó fotos. En cambio, esta vez el único contacto entre el plantel y los hinchas fue en el Aeroparque, durante el viaje y en el arribo al aeropuerto de San Juan.

Pasadas las 21, los futbolistas llegaron al hotel. Allí, cenaron y no volvieron a salir. Los simpatizantes se quedaron en la calle cantando diferentes canciones, acompañados de bengalas y papelitos. En distintos puntos de la cuidad se pueden observar decenas de camisetas de River dándoles color a las noches de verano sanjuaninas y, a medida que se acerca el día y la hora, comienza a multiplicarse la banda roja.

Hoy, a las 19, River realizará un entrenamiento en el Estadio Bicentenario, a puertas cerradas. Pero los fanáticos ya decidieron ir y esperar a que les abran las puertas, debido a que muchos de ellos desean ver por primera vez a sus ídolos.

Los jugadores se mostraron de muy buen humor, acompañados por mate y minigrabadores con cumbia, tanto en el viaje como en el hotel. Un dato de color: el vuelo de Aerolíneas Argentinas se había demorado y el plantel se dispersó por el Aeroparque Jorge Newbery. Todos los pasajeros tuvieron que esperarlos unos minutos y, finalmente, abordaron el vuelo sin problemas.

Tanto hoy como mañana llegará la visita del Museo River en San Juan, donde se podrán asociar todos los locales que lo deseen. Los hinchas de todo el país comenzarán a llegar el domingo para encontrarse con la filial sanjuanina e ir en caravana rumbo a la cancha. ¡Que gane River, todo el año es carnaval!

Por Luciana Flesler

Imagen: gentileza de Gabriel Balmaceda (@Gabri_Balmaceda)