Palabras mayores

“Propongo inventar una palabra para describir lo que sentimos por River porque pasión, amor y todo eso se queda corto”, vía @Wally_cho

Cuando hablo de este amor la gente no me entiende y yo les digo que no hay que entenderlo, hay que sentirlo. Como me dijo un gran amigo, River es un estado.  Y cuando digo ‘estado’ no me refiero a que somos el país menos algunos -aunque eso también es cierto- sino a una forma de ser, de estar, de vivir. Hay días que estamos más River que otros, semanas quizás, meses. A veces te levantás muy River y salís en ganador por la vida; otros días no tanto.

Si yo te cuento esto a vos, hincha de River de la cuna hasta el cajón, me entendés y no hace falta que diga más nada. El problema surge cuando queremos explicárselo a alguien más. ¿Cómo le hago entender a mi mamá que no estoy loca, que no me pasa a mí sola? ¿Cómo le cuento en pocas palabras, o en una sola, todo lo que esto significa a alguien que ni siquiera sabe lo que es un tricampeonato? ¿Acaso hay una palabra que pueda describirlo?

River es una pasión que no conoce de idiomas, ni de reglamentos. River no sabe de banderas, ni de religiones. River es un amor que no diferencia clase social, ni fechas de cumpleaños. River no tiene huso horario, ni respeta calendarios. River es amor, locura y pasión. River es delirio elevado a la enésima potencia cuando se grita un gol, cuando el equipo sale a la cancha y también cuando duele en el corazón. River es alegría. Hoy River también es dolor. River es grandeza, es consuelo, es emoción. River es un suspiro de alivio, un escalofrío en todo el cuerpo. River es una canción, una frase linda, un peliculón. ¿Vas entendiendo lo que quiero decir? ¿Cómo se lo explico?

Quizás tenga que decirle a mi mamá que sí, que estoy loca, pero que no soy la única. No estoy sola. La carencia de poder de síntesis para explicar esta patología es padecida por casi la totalidad de la población nacional. No podemos ponerlo en palabras simples porque River es tan grande que ocupa todas las palabras que pueda ocupar. River no conoce de alfabetos, ni de sistemas numéricos, y por eso es tan difícil de explicar. River es palabras mayores. River es el síntoma, la enfermedad y la cura, si es que la hay.

Por Victoria Peralta Wagner