Los chicos de River ya juegan en Neuquén

La categoría 1999, dirigida por Rodolfo Rafaelli, tendrá nueve días a puro fútbol. Es que desde el 11 y hasta el 20 de febrero participarán de la Neuquén Cup, un torneo que agrupa a un total de 50 clubes de toda la República Argentina y que será una gran experiencia para los chicos que dan sus primeros pasos en el club.

Es una muy buena iniciativa la que han tomado en conjunto la gobernación e intendencia de la Provincia de Neuquén, y que es un torneo similar al que organiza el club de Núñez, denominado y ya reconocido como ”River Cup” en el que también participan clubes y chicos de toda la República Argentina, y que tiene como una de sus mayores motivaciones, poder enfrentarse entre sí, en el mismo césped del Estadio Monumental.

El certámen se realiza bajo un fuerte espíritu deportivo, de total lealtad pero competitivo. Es que cada grupo estará integrado por seis equipos en total y solamente el ganador y el segundo de cada zona serán los que tengan la oportunidad de acceder a las instancias finales de la copa.

Los chicos de la décima división de River Plate son dirigidos por Rodolfo Rafaelli, que eligió a los siguientes 18 chicos para viajar y disputar esta copa, en la provincia de la que es oriundo el actual arquero del primer equipo, Mario Daniel Vega.

Los convocados son: Esteban Alejandro Glellel, Franco Ezequiel Paredes, Alejo Damián López, Mateo Agustín Martínez, Santiago Sosa, Matías Rodrigo Sánchez, Kevin Gabriel Gallardo, Juan Cruz Cuevas Aceituno, Aléxis Nahuel Bordón, Jorge Exequiel Delgadillo, Juan Manuel Aguilera, Gabriel Chocobar, Enzo Agustín Ritacco, Tomás Lautaro Iturria, Alan Almirón, Federico Girotti Bonazo y por último Lautaro Gayoso.

Una experiencia muy linda para estos chicos de River que tienen la posibilidad de aprender de sí mismos, y de sus pares de las diferentes provincias argentinas, sobre el fútbol y la vida misma. Es una manera de motivarlos, para que comiencen a observar una de las tantas cosas lindas que deja este hermoso deporte. Sin importar, cuál sea el resultado final de cada partido.

Por Roberto Blanco