Al pasto

Si el césped alto de la cancha de Almirante Brown implicó una auténtica dificultad pese al buen estado, River deberá prepararse para una situación más complicada en el Estadio Ciudad de La Plata, debido a que presentó varios pozos en el empate 1-1 entre Estudiantes y Newell’s Old Boys.

Otra vez sopa. O mejor dicho, pasto. Es que se viene un nuevo motivo para que Matías Almeyda y sus dirigidos se sientan incómodos con el terreno de juego, de acuerdo a lo visto hace instantes en uno de los encuentros correspondientes a la primera fecha del Torneo Clausura 2012 de Primera División.

Con pequeños pozos y varias matas de pasto sueltas, entre otros detalles deficientes, el campo del denominado Unico mostró un aspecto preocupante, especialmente porque no tendrá demasiado tiempo de ser mejorado para que mañana a las 17 se enfrenten River y Chacarita Juniors, por la vigésima jornada de la B Nacional.

De todas formas, no se trata de un hecho extraño. Desde que fue inaugurado a mediados de 2003 y remodelado a principios de 2011, el Ciudad de La Plata siempre exhibió serios problemas para mantener un césped impecable. A excepción de la Copa América y otras circunstancias aisladas, suele estar en malas condiciones.

Por eso tanto Alejandro Domínguez como sus compañeros y el cuerpo técnico, deberán estar listos para sortear algunos escollos cuando Luis Alvarez dé el pitazo inicial. Sobre todo porque el conjunto de San Martín puede sacar provecho del terreno, aunque esta vez el equipo de Núñez buscará la forma de no irse al pasto con su actuación.

Un antecedente

La última vez que River jugó en La Plata fue el 17 de abril pasado, cuando empató sin goles frente a Gimnasia y Esgrima La Plata, por la décima fecha del Clausura 2011. En aquella ocasión, el campo (la foto ilustra cómo estaba en esa ocasión) estaba en muy malas condiciones.

Texto e imagen: Germán Balcarce