A ver si nos entendemos, los jugadores y la popular

(VIDEO INCLUIDO) Más de 70 micros partieron con hinchas a la desconocida cancha de Almirante Brown.  A pesar del calor, los primeros minutos del partido y el gol de Fernando Cavenaghi hicieron ilusionar a todos. Pero poco a poco la alegría se fue desdibujando y la gente, que una vez más dijo presente, no se fue conforme de Isidro Casanova.

“No importa en qué cancha juguemos, al Millonario lo sigo a donde va”. Así comenzaba la tarde en la que River volvía a jugar por el campeonato. Filiales, micros, combis y autos privados. Todos juntos partieron en caravana desde el Monumental rumbo a zona Oeste, atrevsando la Ruta 3.

Más allá de los rumores previos sobre una posible emboscada, no se generaron mayores incidentes. Tan sólo algunas peleas con los que se animaban a mostrar sus banderas o remeras negras y amarillas entre los millonarios en su camino al estadio. Se registró una importante presencia policial, con 1.500 efectivos custodiando las inmediaciones y algunos puntos estratégicos.  En el comienzo del encuentro,  muchos no pudieron entrar cuando se completó la popular y tantos otros que se quedaron sin su entrada.

Antes de que comenzara el partido, Daniel Passarella llegó al estadio. Allí, la gente lo empezó a insultar y, como consecuencia de ello, se tuvo que retirar a otro lugar lejos de la popular. Es que si bien el equipo va segundo en el torneo y siempre se agotan las entradas,  la gente acompaña a cada cancha y empieza impacientarse.

Los cantos como “pongan más huevo, pongan más corazón, como ponemos nosotros en el tablón”, cobraron frecuencia en la cabecera visitante.  Algunos jugadores que no convencen, el famoso estilo de juego al que se quiere volver y, fundamentalmente, la falta de regularidad en el equipo, que se juega todo en esta mitad de año. La hora de la verdad llegó.  Si hay algo que está demostrado, es que no se puede subestimar ningún partido y que cada punto vale oro. Es largo el camino, pero es hora de despertar, y despertar a tiempo, para no volver a caer. River se tiene que empezar a parecer al que todos conocen, de una buena vez por todas.

Por Luciana Flesler

Imagen: Wally / Pasión Monumental