Una provincia vestida de rojo y blanco

(MENDOZA – ENVIADO ESPECIAL/ GALERÍA DE IMÁGENES INCLUIDA) Unas 400 personas le dieron una cálida bienvenida a River, que arribó al hotel Park Hyatt a las 17, tras casi dos horas de vuelo. Como siempre, los hinchas mendocinos demostraron su pasión por los colores.

Mendoza es de River, se sabe. Y una vez más quedó en evidencia. Es que mucha gente se autoconvocó en la calle Chile para ver desde cerca a sus ídolos y por supuesto que estuvieron a la altura de las circunstancias, al grito de un clásico como recibimiento: “River, mi buen amigo…”.

Enseguida, llegó el pedido para mañana: “Que el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”. La solicitud fue más que justificada -y se agregó un “sacalo a Arano, la pu… que lo parió”-, no sólo por la caída del miércoles pasado frente a Boca, sino también porque hace casi cuatro años que no hay un triunfo sobre el rival de siempre en Cuyo.

¿Más? Ovaciones para Fernando Cavenaghi (“…esta es la banda del Cavegol”) y Matías Almeyda, con el tradicional “Pelaaadooo, Pelaaadooo”. El momento de mayor euforia fue justamente cuando ambos se bajaron del micro e ingresaron al hotel. Minutos después, llegó la hora de plantar banderas con “Mendoza es de River, oh (3)”.

Luego de 43 mnutos, el técnico y algunos jugadores (entre ellos, el Toro, los arqueros, Martín Aguirre, Jonatan Maidana, Luciano Abecasis y Carlos Arano)salieron para firmar autógrafos y sacarse fotos con los fanáticos, quienes enloquecieron . Con marcadores, fibrones, camisetas y papeles, se dieron el gusto de llevarse un recuerdo.

Por Germán Balcarce

Imágenes: Wally / Pasión Monumental

[cincopa AYBAd2KgGYB4]