Historia de una banda roja

“Desde que uno pone un pie en la vereda del Monumental no puede imaginarse la vida sin la Banda” Soy de River – Ignacio Copani.

Cada vez que piso el Monumental recuerdo esa primera vez. Tenía trece años; no sé la fecha exacta. A veces no me acuerdo bien y tengo que hacer memoria porque siento que lo conozco de toda la vida. Todavía no había ido a la cancha en aquel entonces, aunque eso vendría pocos meses después. Siempre me gustó mucho el fútbol y el colegio me dio un par de amigas que me acompañaban en esta pasión. Mi madre diría que es locura; no la contradigo tampoco.

Todas moríamos por algún jugador y pasábamos horas hablando de ellos, recortando fotos. Nos juntábamos a ver los partidos y comentábamos cada jugada. Realmente amábamos a River. Amo a River. Conocer el Monumental era lo único que me faltaba para terminar de enamorarme de este amor. Quien haya estado ahí puede dar fe de esa sensación. El Monumental es un lugar mágico.

Cualquier hincha de River del mundo debería tener la oportunidad de atravesar aunque sea una vez la entrada de Av. Figueroa Alcorta y conocer al gran monstruo de los estadios. Hay una mística muy difícil de explicar. Se te ensancha el corazón de la emoción de sólo pensar en las grandes glorias que caminaron por esos mismos pasillos. Literalmente se te pone la piel de gallina. Sos más hincha de River que nunca.

Pasaron varios años ya desde esa primera vez y hay cosas que no recuerdo. Suelo perderle el rastro a algunos detalles con el paso del tiempo. Estuvimos en el club dando vueltas, sacando fotos, en la vieja confitería. No sé si fueron minutos u horas. El tiempo no pasaba, el mundo “exterior” había desaparecido. Lo que nunca voy a olvidar es la emoción que sentí frente a la vidriera de trofeos en el hall de entrada. Era toda la grandeza que representa River tan solo detrás de un vidrio. Es una imagen fuerte. Entrar al Monumental es una sensación fuerte, claro.

Una vez dentro del club el resto fue historia. ¿Qué más importaba si ya había conocido el lugar más lindo del mundo? Mi momento histórico de la primera vez sobre la vereda del Monumental ya había pasado y había sido perfecto. Ese día también pudimos ver a los jugadores y conseguí que Cavenaghi, a quien admiro desde su debut en River, me firmara la camiseta. También estaba el Chori Domínguez. Todo fue mágico.

Es así. Ser de River tiene eso: te hace sentir. Todos los momentos se vuelven especiales si River es el protagonista. Algunos son mejores que otros pero todos dejan su marca porque la Banda así lo exige. La Banda es una protagonista natural. Nunca voy a olvidar la primera vez que conocí el Monumental, aunque no recuerde el día o los pequeños detalles que hoy todavía puedo contar. Dentro de muchos años quizás quiera volver a contarlo y voy a poder leer esto para no pasar por alto las cosas increíbles que viví. Lo importante no me lo olvido. Es eterno y tiene la forma de una banda roja en el corazón.

Por Victoria Peralta Wagner