Vamos por más

Comienza un nuevo año y las expectativas del pueblo millonario son más grandes que el Monumental. ¿A dónde nos llevará este viaje? Quedan seis meses de un camino que no queremos recorrer pero que es necesario para llegar al destino que todos anhelamos. Es un camino difícil y lleno de obstáculos que sólo lograremos sortear estando juntos, siendo más hinchas de River que nunca y exigiendo.

Los primeros seis meses no fueron fáciles. Muchos hubiéramos querido ver un River más vistoso, con fútbol del lindo; un equipo que empiece a acercarse a lo que supo ser el glorioso River Plate. Sin embargo, la irregularidad fue la protagonista de esta novela y costó bastante encontrar una fórmula que asegurara el éxito. O algo así. Cada vez creíamos ver la luz, perdíamos el impulso. Un paso para adelante, dos para atrás.

El tiempo pasó y de a poco nos acomodamos, aunque sin ponernos muy cómodos porque sabemos que este viaje se va a terminar. Se tiene que terminar. El tiempo de adaptación pasó y ya no podemos permitirnos errores. Ya no hay espacio para la flexibilidad y la mediocridad, hay que ir por todo. River tiene que volver a lo más alto del fútbol. River tiene que resurgir siendo grande otra vez. Ya no hay espacio para la conformidad y el consuelo, hay que exigir.  Ahora es tiempo de luchar y cada partido es una prueba a superar.

Queda mucho por recorrer pero no es tiempo de achicarnos. Hoy más que nunca hay que ponerse la Banda y salir a pelear para que River vuelva a ser lo que era. Vos, hincha, desde ahí. Ellos, dirigentes, de allá. Nosotros, los medios, desde acá. Conseguir el ascenso es una obligación de quienes están dentro de la cancha y de quienes los manejan desde afuera pero devolverle la grandeza a este amor es un deber de todos. Informate, exigí, movete, opiná, cambiá. Este año River tiene que ir por todo: el ascenso, la grandeza, los torneos, el orgullo, el paladar negro y la pasión. Nosotros, desde acá, vamos por más.

Por Victoria Peralta Wagner