Euforia en la llegada a Mar del Plata

Luego de cinco horas y media de viaje, River arribó a la ciudad balnearia, donde recibió el apoyo de unos 200 hinchas en la puerta del hotel Sheraton.

La banda roja no sólo cruza la camiseta a lo largo y a lo ancho, sino que también lo hace con el fanatismo distribuido en todo el territorio nacional. Porque más allá de que el Monumental conoce lo que es vestirse con los colores millonarios, el porcentaje de los que van a estadio lleno es pequeño en comparación a los millones de simpatizantes que hay en la Argentina. Y eso se ve reflejado con la euforia que hay en el Interior, donde el entusiasmo y la locura dejan en evidencia el amor por el conjunto de Núñez.

Cuando Matías Almeyda, Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez se bajaron del micro que los trasladó desde el complejo de la AFA en Ezeiza hasta la puerta del Sheraton se produjo una efervescencia impresionante. Con bombos, banderas marplatenses, distintivos y camisetas de diversos modelos, un grupo de 200 hinchas le dio la bienvenida a River, que mañana hará su estreno anual contra Estudiantes de La Plata.

Mientras tanto, los jugadores ya sintieron el fervor a escasos metros de los fanáticos, quienes se agolparon sobre un extenso vallado para ver desde muy cerca a sus ídolos, aquellos que para muchos son inalcanzables durante el resto del año, teniendo en cuenta la distancia u otros factores.

Por Germán Balcarce

Imagen: Télam