Un libro para reflexionar

Andrés Burgo, periodista y autor de “Ser de River en las buenas y en las malas”, explicó cómo surgió la idea, las sensaciones que experimentó mientras escribía y de qué manera repercutió en los hinchas millonarios.

La misma computadora en la que atravesó noches redactando capítulos y sufriendo es la misma que sirve para tomar apuntes sobre nombres y personajes relacionados con Jorge Sampaoli, el exitoso técnico de Universidad de Chile. El responsable de haber hecho un libro imprescindible para los fanáticos no toma dimensión de los que generaron sus relatos y hasta le cuesta comprender la forma en que logró cautivar la atención de la gente.

Con la capacidad y el aprendizaje académico que tiene como periodista, sumado al costado del hincha que aplicó a la hora de ir a las tribunas, escribir con sentimiento e incluso para contestar las preguntas de la entrevista con Pasión Monumental, Burgo hizo un libro de colección. La reflexión será una cita obligada para aquellos que recorran sus páginas y entiendan qué le pasó a River en el tobogán más inesperado de su historia, aunque el camino traerá enojos, broncas y lágrimas.

-¿Cómo surgió la idea?

-No sé, se fue dando. Yo había hablado con la editorial Sudamericana para hacer el libro de un hincha. Lo que yo quería es que todos los hinchas nos viéramos reflejados en un libro. Toda mi vida fui de River. Obviamente, no pensé que íbamos a descender. Los tipos aceptaron pagarme un contrato y, después, River descendió.

-¿En qué momento ocurrió?

-Fue de un momento para otro. Yo trabajaba los sábados y domingos en Crítica, donde me quedé sin laburo. Empecé a buscar posibilidades de laburo y junté dos cosas, porque yo pensaba ir a la cancha como hincha y también soy periodista.  Quería contar esto porque no está muy contado el tema del hincha. ¿Por qué te sentiste identificado? No porque yo lo escriba bien, sino porque nadie lo escribe, ése es el tema. Acá se lo estigmatiza demasiado al hincha. Los hinchas somos barrabravas, delincuentes, tiramos piedras… A mí, en el día del descenso, me dijeron “che, qué quilombo que hicieron”. Somos todos culpables de por sí, y en realidad el hincha es otra cosa. Tenemos nuestras cosas jodidas, como todo el mundo.

-¿Por qué el nombre?

-La verdad que no tenía la más puta idea de qué poner como título. Fue la síntesis de lo que fue el hincha de River el último año: de River en las buenas y en las malas. A mí me gustaba más “Ser de River”, dos amigos de la cancha me decían “no, solo “De River en las buenas y en las malas”. Le dije al editor “Ser de River en las buenas y en las malas”. Después le dije “sacale el Ser” y él me dijo “no, se lo dejamos”. Se fue dando. Es más, en un momento iba a ser “Ser de River en las malas” y el flaco me dijo “no, también ponele en las buenas”. El editor es hincha de Racing, pero entiende de libros como yo no entiendo.

-¿Cuándo empezaste a escribir?

-Hace mucho, en diciembre de 2010. Yo iba a escribiendo después de cada partido, pero con el descenso me lo metí en el orto porque no tenía sentido. River descendió el 26 de junio, la final de la Copa América fue el 24 de julio y yo tenía decidido no escribirlo, pero en la cancha de River me encontré con Ezequiel Fernández Moores (NdeR: prestigioso columnista del diario La Nación, entre otros medios) y me cagó a pedos. Yo le tenía mucho miedo al hincha y él me decía “no le tengas miedo al hincha”.

-¿Por qué?

-Porque tenía miedo de que alguien pensara que quería lucrar. Si hay algo con lo que no sacás guita, es con un libro, eso está claro. Pero la gente no lo sabe. Tenía miedo de que la gente pensara eso y también de que la gente pensara que era a favor de las gastadas de los hinchas de Boca.

-¿Cuántas veces pensaste en dar marcha atrás mientras escribías el libro?

-Todo el tiempo. Lo tenía que hacer, pero antes de que saliera publicado era un martirio para mí. Salía el 1º de diciembre y durante todo noviembre fue una cuenta regresiva hacia “la que se me viene, me van a putear todos”. Pensé que el libro iba a ser un desastre.

-¿Y qué te dicen los hinchas?

-Me escriben en Twitter y Facebook. Me dicen que se sienten identificados, acompañados e interpretados. También me dicen “lo podría haber escrito yo”.

-¿Hubo algún mensaje que te haya sorprendido?

-Algunos me cuenta barbaridades. Hay uno que tuvo un triple bypass después del partido contra Colón, otro que le contaba a su psicólogo que quería odiar a Aguilar, pero que no podía…

-¿Tuviste alguna presión política por el libro?

-Mientras yo escribía, no. Después, hubo alguno que se enojó, pero no lo voy a decir.

-Para vos, ¿por qué descendió River?

-Porque se hicieron las cosas muy mal durante mucho tiempo. Para mí, descendió por culpa propia. Hubo cosas raras, pero incluso las provocó River. ¿Cómo te vas a pelear con Grondona, los árbitros y contra todo el mundo? ¿Para qué? Para que el presidente esté en Suiza y entrenándose en el predio dela AFA..

-¿Pensás en hacer un segundo libro?

-No, ahora estoy agotadísimo. Mucha gente me que escriba sobre el regreso, pero no lo pienso. Hacer un libro fue muy agotador, todavía estoy cansado. Fueron muchas horas, muchos nervios y muchas presiones mías.

-¿Te quebraste escribiéndolo?

-Sí, contando lo de mi viejo. También tuve broncas porque hablé con algunos empresarios porque me contaron los negocios que hicieron ellos con River. No quise hacer un libro dramático. El fútbol es demasiado importante para que sea dramático, por eso me permití un par de jodas en el libro, como el tema de los sponsors de Chacarita.

-¿Qué mensaje le podés dar a los hinchas sobre “Ser de River en las buenas y en las malas”?

-Es un libro honesto, de un hincha. De alguien que se dio cuenta que tu equipo es casi nada y casi todo al mismo tiempo. Yo digo que tu equipo es lo más importante del mundo en tu vida durante 90 minutos, en los que no te importa otra cosa.


Entrevista e imagen: Germán Balcarce