Pretemporada al ras

Federico Andrada y Matías Kranevitter fueron emboscados por sus compañeros, quienes les hicieron cortes exóticos y en las próximas horas los dejarán rapados para cumplir con la tradición que se les aplica a los juveniles que se integran a un plantel profesional.

El asunto excede nombres, equipos y límites provinciales. Cada vez que un grupo chicos realiza su primera pretemporada queda sometido a una serie de prendas. Desde las bromas más pequeñas hasta algunas pesadas. Y en el repertorio básico se encuentra el tema capilar, una costumbre que provoca risas y cabelleras ridículas.

Ayer por la tarde, Andrada y Kranevitter sufrieron mientras dormían la siesta. Ambos descansaban en paz cuando Carlos Arano, Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez aprovecharon la circunstancia para taparlos con una almohada. El resto fue obra de Jonatan Maidana y Daniel Vega, los peluqueros ocasionales, según lo que el atacante juvenil le reveló a Pasión Monumental.

¿Y Juan Cazares? El ecuatoriano tiene el pelo bastante corto, por eso se salvó de ser bautizado, aunque seguramente no se escapará de otros chistes. Mientras tanto, sus dos compañeros no tendrán más remedio que abandonar por completo el cabello para continuar la pretemporada al ras, con la ilusión de participar en los amistosos de verano.

Texto e imagen: Germán Balcarce