Cavenaghi: “No te podés relajar ni un minuto”

El Torito es consciente de que la B Nacional es distinta a Primera División en cuanto a los plazos y, teniendo en cuenta sus vivencias en Europa, brindó un mensaje de cautela para no pensar que el momento actual es una garantía de ascenso directo.

Por primera vez en las últimas dos décadas, River interviene en un campeonato largo. Luego de haber sido rey en los certámenes cortos y sufrir un descenso como consecuencia del promedio, el equipo afronta una realidad diferente y debe encarar cada compromiso con seriedad, independientemente de la jerarquía de los rivales.

“En Francia, salimos campeones y en la temporada le llevábamos 15 puntos al segundo. Vino Navidad, Año Nuevo, volvimos mal, el equipo empezó a perder y terminamos sextos. Por eso no te podés relajar ni un minuto, ni un partido, ni un entrenamiento. La experiencia con el Bordeaux me marcó. Nos puede pasar lo mismo. Con la camiseta ya no se gana, no existe más”, explicó Fernando Cavenaghi, apelando a un ejemplo contundente.

Además, el capitán millonario destacó lo competitiva que es la segunda categoría: “Cada partido es muy difícil, hay planteos defensivos. Sabemos que lo ideal es abrir cada encuentro rápido para jugar con espacios. El nivel de la B Nacional es muy parecido al de Primera. Hay muy buenos equipos y no noto tanta diferencia. Lo mismo pasa con los estadios: tanto se hablaba y jugamos en varios estadios espectaculares, llenos de gente…”.

Con respecto a los dos partidos de verano frente a Boca, en Resistencia y Mendoza, el delantero de 28 años fue claro en la entrevista con el diario Olé: “¿Quién no va a querer jugar un Superclásico? Es el mejor partido que existe para un jugador. Va a estar lleno como si fuera en Mar del Plata, Córdoba o Miami… El hincha quiere que ganemos todos los partidos. Si ganamos el clásico y luego no ascendemos, nos van a querer matar. Entonces, hay que ganar siempre. Es lo que aprendés en Inferiores. Será una buena medida, pero no deja de ser un partido nomás”.

Por Germán Balcarce

Imagen: Wally / Pasión Monumental