Un festejo con sabor millonario

Alexis Sánchez, quien jugó un año a préstamo en River, convirtió un golazo y fue fundamental en la victoria 3-1 del Barcelona ante Real Madrid, por la decimosexta jornada de la Liga Española, en el Estadio Santiago Bernabéu.

El delantero chileno comenzó como titular y buscaba seguir con su racha goleadora, tras haber anotado de manera consecutiva ante Rayo Vallecano y Levante. Sin embargo, el encuentro no se dio de la mejor forma, ya que a raíz de un error del arquero visitante, Víctor Valdés, el conjunto Merengue se puso en ventaja -a los 22 segundos- de la mano de Karim Benzema.

Pero el equipo catalán no se dio por vencido, empezó a crear jugadas con riesgo de gol y, al minuto 30 del primer tiempo, luego de una gran asistencia de Lionel Messi, el delantero chileno definió de manera exquisita sobre el arco de Iker Casillas y le dio un suspiro al Barcelona, que pudo irse al descanso en igualdad de condiciones.

En la segunda parte, Sánchez se transformó en una verdadera pesadilla para los defensores locales, quienes al no poder sacarle la pelota, utilizaban la infracción como único recurso. Después, Xavi Hernández y Cesc Fábregas fueron los encargados de extender el resultado.

Con el triunfo prácticamente asegurado y la intención de que sea alabado por la gente, a los 38 minutos del complemento, el técnico Josep Guardiola decidió sustituir al ex-River por David Villa.

Gracias al resultado obtenido, el equipo de Javier Mascherano (fue suplente y no entró) pudo alcanzar la cima dela Liga española, siendo acompañado por su eterno rival, con 37 unidades, aunque Barcelona tiene un encuentro más.

Por Ignacio Román