San Juan se vistió de rojo y blanco

(POCITO, SAN JUAN – ENVIADO ESPECIAL) Alrededor de 20.000 fanáticos acompañaron a River en el Estadio del Bicentenario, donde el equipo sintió desde cerca el calor de la gente, que se ubicó en los cuatro costados.

La pasión millonaria llegó hasta la región de Cuyo. Hasta allí se trasladaron varias filiales del Interior, con el aliciente de que hubo un asado de bienvenida en la Ruta 40, a unos kilómetros del escenario ubicado en el Departamento de Pocitos.

Repartidos entre las cabeceras Norte y Sur, además de las plateas, unos 20.000 hinchas alentaron al conjunto que dirige Matías Almeyda. El técnico oyó el “Pelaaadooo, Pelaaadooo”, segundos antes de que fuera ovacionado Ariel Ortega y llegara el famoso “River, mi buen amigo”.

Tampoco faltó el saludo para el rival de siempre, palpitando los superclásicos de verano: “che bostero, che bostero / Qué amargado se te ve, cada vez nos falta menos para volvernos a ver”. Y hubo más con el tradicional “el que no salta es un bostero”, sumado “…ya se acerca Navidad / Acá no hay banderas negras, y la hinchada no se va”.

El triunfo no sólo llevó el alivio hacia las tribunas, sino que también dejó satisfecho al cuerpo técnico y a los jugadores. De esa manera, los fanáticos de La Banda vistieron el estadio de rojo y blanco y le dieron una gran despedida al equipo de sus amores.

Por Germán Balcarce

Imagen: Wally / Pasión Monumental