Un compromiso para afrontar con seriedad

(SAN JUAN – ENVIADO ESPECIAL) A pesar de que Defensores de Belgrano está una categoría por debajo de River, tiene una formación competitiva y lo suficientemente aguerrida como para dar batalla en todos los sectores del campo. Matías Almeyda deberá buscar las falencias del rival para que sus dirigidos hagan la diferencia con la jerarquía colectiva e individual.

No se trata de un simple trámite ni nada por el estilo. El fútbol local y la Copa Argentina demostraron que hay una paridad enorme a la hora de salir al campo de juego. Cualquier equipo consciente de sus virtudes y defectos sabe cómo plantear  un encuentro equilibrado frente a uno de mayor capacidad técnica, por eso el mensaje debe ser de cautela.

En ese contexto, River tendrá que vencer al Dragón para clasificarse a la sexta fase del certamen organizado en forma conjunta por la empresa Santa Mónica y la AFA. Con Fernando Cavenaghi, Alejandro Domínguez y Ezequiel Cirigliano entre los once, el Pelado buscará un mix de futbolistas jóvenes y motivados, más el poder goleador de sus dos delanteros.

¿Cuáles son las armas de Defensores? Tiene dos laterales que se proyectan con criterio y decisión. Se trata de Pablo Batallini e Iván Nadal, quienes se desenvuelven por la derecha e izquierda, respectivamente. Los volantes son de características mixtas, aunque con tendencia a la recuperación de la pelota y a la distribuirlo prolijamente.

Además, muchas de las expectativas del equipo que dirige Rodolfo Della Picca giran en torno a la presencia de Ariel Ortega, amparándose en  “ley del ex”. Sin embargo, Alejandro Noriega es un atacante respetable y en el banco estarán dos relevos interesantes como Jorge Daolio -dinámica y buena pegada- y Diego Coria (muy veloz y perseverante), surgido de La Banda.

En consecuencia, River deberá asumir el compromiso con la seriedad que merece, sabiendo que tiene recursos de sobra para imponerse, pero sin menospreciar al adversario. En defensa, el otro club de Núñez no es muy fuerte, entonces el Torito y el Chori tendrán que aprovechar las oportunidades que se les presenten para sacar ventaja lo antes posible.

Por Germán Balcarce