¿Una salida determinante?

(CORRIENTES – ENVIADA ESPECIAL) A pesar de que había mejorado su nivel en los últimos partidos, el arquero de River volvió a tener una mala noche y no brindó seguridad. Se abre el interrogante sobre su continuidad como titular en el equipo de Almeyda.

El arco millonario no es uno más. Debajo de sus tres palos pasaron grandes figuras de River y del fútbol argentino, desde Amadeo Carrizo hasta Ubaldo Matildo Fillol. Y aunque esas épocas parecen haber quedado demasiado lejos, defenderlo es una responsabilidad enorme que no debe variar según las circunstancias.

No fue casualidad que durante la pretemporada, el técnico junto con el entrenador especializado, Carlos Roa hayan dejado hasta el final la elección del jugador que iba a llevar la uno titular. De hecho, el elegido había sido Daniel Vega relegando a un Chichizola con excelentes capacidades técnicas pero quizás sin tanta experiencia y con muchísimo camino por recorrer.

El destino se encargó de dar vuelta la situación y una lesión alejó al ex Chicago del puesto que se había ganado antes del inicio del campeonato. Llegaría entonces la chance para el joven de 21 años y aunque tuvo un comienzo de torneo que generó más dudas que certezas, se fue afianzando con el correr de los partidos y hasta se quedó con el lugar aún después de la recuperación de su compañero.

Sin embargo, algunos errores cometidos por el jugador comenzaron a despertar algunas voces de disconformidad e incluso dudas sobre su continuidad en el once inicial. Y el partido  de hoy vuelve a ponerlo bajo la lupa.

Ya en el inicio del encuentro comenzó con varias complicaciones para Chichizola. Algunos proyectiles provenientes de la parcialidad local despertaron el enojo del arquero que hasta se negó a ocupar su lugar hasta que no le aseguraran su seguridad. De hecho varios cánticos en su contra bajaron desde la popular del equipo correntino, una situación que pudo haber puesto nervioso al uno millonario.

Sin embargo el partido comenzó y atrás quedaron los incidentes. Aunque no lo exigieron tanto, (Boca Unidos tuvo sólo dos situaciones claras de gol) su rendimiento fue alternando buenas con malas. Rechazó varios centros con los puños, fue irregular cuando tuvo que jugar con los pies y le atajó de muy buena manera un cabezazo al ingresado Jonatan Benitez, promediando la segunda etapa.

Pero el peor capítulo de la tarde noche correntina llegaría a pocos minutos del final. Luego de un tiro libre desde el sector derecho, Chichizola salió a rechazar con los puños, midió mal  y la pelota quedó picando en el area. La situación fue aprovechada por un jugador de Boca Unidos quien la bajó de cabeza para que Nuñez convierta el gol y la debacle millonaria.

El resultado final fue el peor escenario para los de Nuñez, perdió los tres puntos ante un rival directo, que claramente no mereció quedarse con el triunfo y que encima tiene un nombre poco grato para los hinchas millonarios.

El equipo hizo todo para ganar. Generó situaciones claras pero la  falta de definición y justamente el error del final lo dejó con las manos  vacías.

Entresemana, River tendrá que enfrentarse a Defensores de Belgrano y el uno titular será Daniel Vega. Mucho dependerá de su actuación la continuidad de Chichizola debajo de los tres palos. Lo único cierto es que el interrogante volvió a abrirse y que el arco de River ya no tiene un dueño absoluto.

Por Antonella Valderrey