Una guardia roja y blanca

(CORRIENTES – ENVIADO ESPECIAL) Los jugadores de River descansan en el Turista Hotel Casino, cuyos accesos están teñidos por los colores millonarios, debido a que alrededor un centenar de hinchas espera a sus ídolos para pedirles fotos y autógrafos.

Pasaron casi 15 años desde la última vez que el conjunto de Núñez visitó la capital del chamamé, tal como se conoce a Corrientes. Por eso este acontecimiento representa una oportunidad única para los fanáticos, especialmente para aquellos que son jóvenes y nunca tuvieron la posibilidad de ver al club de sus amores en vivo y en directo.

Con camisetas de diversas épocas, algunas banderas pequeñas y gorros, entre otros distintivos, unas 1oo personas merodean desde temprano el hospedaje en el que se encuentra la delegación encabezada por el vicepresidente primero, Diego Turnes. ¿Los más solicitados? Fernando Cavenaghi y Matías Almeyda.

La guardia roja y blanca es constante en la zona del hotel, ubicado a pocos metros del Río Paraná, rodeado por la Costanera y la calle Entre Ríos, donde están ubicadas las puertas, tanto al hospedaje como al casino que pertenece a un complejo tan coqueto como remodelado.  ¿La práctica? Será desde las 17, sin acceso a la prensa ni al público, en el predio Contadores, que cuenta con dos canchas profesionales.

Por Germán Balcarce