Fanáticos todoterreno

(CORRIENTES – ENVIADO ESPECIAL) Más de 400 hinchas sortearon varios obstáculos de la naturaleza para observar desde cerca la práctica que River realizó en el predio de Contadores, ubicado en Laguna Pampín, a unos 15 kilómetros de la capital.

La comodidad de los automóviles y las motocicletas quedó en un segundo plano cuando una cinta y varios patrulleros marcaron el final anticipado en el camino Centenario, unas cuadras antes de llegar al lugar elegido para que el plantel llevara a cabo la práctica durante la tarde. Sin embargo, una vez que el micro pasó por esa zona a las 18.10, se generó una efervescencia especial que motivó un intento extra, fuera de lo común.

Algunos conocedores de aquellos pagos indicaron el atajo para ver a los jugadores a pocos metros de distancia. ¿Qué hicieron? Luego de cruzar una zanja y un alambrado de púa relativamente accesible, los fanáticos recorrieron pastizales altos, eludieron plantas y se clavaron varias espinas durante el trayecto de unos 400 metros.

Distinto fue el asunto para “Cacho”, un correntino que aprovechó el camino en caballo para lucir una camiseta de River y charlar con Pasión Monumental, antes de ingresar al hipódromo Santa Rita. “Mañana, vamos a ganar 2-0″. Por su parte, Pablo (39 años) y Matías (12) posaron una bandera roja y blanca sobre el vehículo que los trasladó. Ambos irán a la platea local para acompañar a River por primera vez en su vida. Los dos confían en un triunfo sin problemas.

Lo cierto es que unas 400 almas se dieron el gusto de mostrar su fanatismo todoterreno y como recompensa se llevaron algunos autógrafos y el saludo de los jugadores. Se emocionaron ante la cámara de este sitio y el diario Olé, además de que un grupo adolescente exhibió una bandera larga para que se viera desde el predio de Contadores, a tan sólo 100 metros del lugar en el que se encontraba otra custodia policial.

Por Germán Balcarce