Un grito Monumental

Fernando Cavenaghi volvió a marcar un gol en Núñez, tras siete años y medio. El delantero contó con varias posibilidades e intentó siempre, por eso se llevó la recompensa de haber señalado el 1-1 definitivo.

Fue un desahogo para todos. Para el Torito porque se le había negado la conquista cuatro veces durante el partido y para los demás resultó el alivio de haber obtenido aunque sea un punto. Cuando el capitán punteó la pelota con el botín derecho y vio que el destino era la red, salió a gritar el gol haciala Belgrano Baja e inmediatamente se besó el escudo, con la satisfacción de la cuenta pendiente que tenía desde su vuelta a River.

¿El festejo anterior de Cavenaghi en el Monumental? Ocurrió el 14 de abril de 2004, cuando el Millonario empató 2-2 contra Deportivo Táchira, de Venezuela, por la sexta fecha del Grupo 6 dela Copa Libertadoresde América. Tres día antes, el atacante nacido en O’Brien había hecho dos tantos en la victoria 4-1 sobre Colón, en un encuentro correspondiente a la novena jornada del Torneo Clausura de ese año.

Lo cierto es que anoche el Torito remató en seis oportunidades. Su primer disparo fue a los 21 minutos del primer tiempo, con un zurdazo débil y desviado, desde afuera. A pocos segundos de que concluyera la etapa inicial, sacó un potente derechazo que fue rechazado por Jorge Broun, quien le tapó un mano a mano en el complemento. Sin embargo, el arquero no pudo impedir que a los 32 minutos el punta hiciera el 1-1 definitivo para darle rienda suelta a un grito Monumental.

Además, Cavenaghi llegó a los 13 goles en la temporada (jugó 15 encuentros) y quedó como máximo artillero de la B Nacional, dejando un tanto abajo al uruguayo Víctor Píriz Alvez, de Defensa y Justicia.

Por Germán Balcarce

Imagen: DyN