Condiciones para no desperdiciar

A pesar de haber mostrado atributos de sobra para ser indiscutido, Martín Aguirre ha sido suplente en varios partidos de este campeonato. En este análisis te contamos por qué para Pasión Monumental, el volante no puede faltar

Sin dudas su llegada era una incógnita, su pasado futbolístico, causaba incertidumbre, acerca de su futuro rendimiento. Sin embargo, rápidamente mostró que tenía mucho para aportar en este River de Almeyda. Sacrificio tanto para raspar, como para jugar, criterio, buen pie, capacidad para generar situaciones e inclusive para terminarlas, atributos que no abundan todos juntos, en los volantes del fútbol argentino. Poco a poco comenzó a ganarse el respeto de los hinchas y también el de sus propios compañeros que inclusive lo han considerado casi de manera unánime como el mejor jugador de River en lo que va de la temporada.

Por supuesto que ha sufrido altibajos en su rendimiento, como también los ha experimentado el equipo, pero Aguirre es tan versátil y completo, que da la sensación que nunca juega mal. Cuando el partido es trabado, es de los que más mete, cuando se puede jugar, es de los que más genera y cuando toca ordenar, pegar un grito y acomodar a un compañero, también se lo nota comprometido. A esta altura, mas allá de que se llevan transcurridas 15 fechas de un torneo de 38, se ve -y desde lejos-  que la camiseta no le pesa y da la sensación que está hecho a la medida del paladar del hincha.

Por eso, llama la atención que varias veces a lo largo del campeonato, Almeyda haya prescindido de él, varias para lo que fue su rendimiento, porque en cantidad no han sido tantas, tal es así, que cuando no está, la pregunta de propios y extraños, es, ¿por qué no juega?, y hasta aquellos que están más interiorizados de lo que pasa en el día a día de River, desconocen la respuesta.

En dicho caso, las explicaciones del entrenador no convencen por el contrario surgen argumentos de sobra en aquellos que opinan que el volante no puede faltar. Sobradas muestras de capacidad para dar el último pase, para encontrar grietas en defensas cerradas, habitualmente lo son aquellas de defienden contra River, aporte goleador, autor generalmente de goles que sirven, los que abren partidos. A favor de Almeyda en esta situación es que se entiende que está buscando un equipo, ese que juegue a lo que él pretende, lo cierto es que en el fragor de esa búsqueda, parece a veces desconocer que tiene delante de el a un gran jugador, a quien es para nosotros y para la mayoría, de lo mejor que ha mostrado River en la temporada.

Por Sebastián Leanza

Twitter: @SebaLeanza