“No hay códigos, sos bueno o sos malo”

Matías Almeyda fue muy claro y sincero durante la conferencia de prensa que brindó en Benavídez, donde defendió la vida privada suya y de los jugadores, además de mostrar un discurso transparente, luego de que un diario publicara una supuesta fiesta de cinco jugadores del plantel en un barco.

Siempre es frontal y auténtico. Alcanza con estrecharle la mano para darse cuenta de que el Pelado es una persona tan cordial como amable y noble. Por eso se encargó de respaldar a sus dirigidos y cuidar las acciones personales: “Yo hablo de fútbol, no de pelotudeces. Basta de contaminar esto. Nosotros desde adentro y ustedes (NdeR: los periodistas) que son intermediarios entre nosotros y la gente. Unámonos por el fútbol argentino, que está decayendo. La verdad que estas cosas me hacen mal. No hay códigos, sos bueno o sos malo”.

“La verdad que me duele todo esto. Nos estamos fuera de lo que es el fútbol. Cada cual que viva como quiera. La fiesta que salió en varios lugares fue la fiesta de cumpleaños del hijo de un jugador, donde por suerte estaban las señoras de varios jugadores”, afirmó, en el inicio de la charla, tras la práctica matutina, silbato en mano y con pantalones cortos, después de haber realizado el primer turno en el complejo Buenos Aires Football.

Con la responsabilidad de buscar el mejor rendimiento futbolístico y, a su vez, de mantener la armonia en el plantel, Almeyda respondió varias preguntas. “De cada cosa estamos armando algo extrafutbolístico. Como técnico estoy obligado a sentarme acá, y las obligaciones no me gustan. Yo los respeto a todos ustedes, pero veo que muchos de ustedes no respetan el trabajo mío y de los jugadores. Detrás de cada uno de nosotros hay familia, hijos, señoras, padres, madres, y tantos inventos no van más, muchachos. Critiquemos cuando el equipo juega mal”, agregó el entrenador.

“De mi palabra frío se armaron comentarios. Yo no tengo doble discurso. Ya expliqué por qué dije frío, no da para hacer un análisis de la palabra. Si tengo que decirle pecho frío a alguien, se lo digo en la cara. Yo no soy como el resto, estas cosas me están cansando. Yo los puedo ver a la cara y lo puedo hacer siempre. Tengo mucha dignidad y voy a morir con mi dignidad, porque me la inculcaron mis padres. Después me pueden criticar si trabajo bien o trabajo mal, por eso hice el entrenamiento a puertas abiertas”, completó el Pelado, en relación a una frase que empleó tras la caida ante Aldosivi.

Además, el técnico de River también ironizó sobre sus viajes sobre dos ruedas: “Salió a relucirse el tema de que vengo en moto. Y yo vengo como quiero y vivo como quiero. Y al que quiera la moto, que se ponga el casco y se la presto. Es más, la próximo conferencia de prensa creo que la voy a dar arriba de la moto para quellos que les molesta. porque esto es fútbol, la vida que tengo afuera es otra cosa. Alguien llegó a decir que vine en moto porque me fui a pescar. Estamos inventando cosas que no existen”.

Por Germán Balcarce y Paulo Filippini