Vella, el que cambió silbidos por aplausos

El Tano lo hizo. Luego de un debut relegado por la aparición de Luciano Abecasis, el ex-Newell’s logró ganarse un lugar entre los once de Matías Almeyda. Debió remar mucho, pero a fuerza de quites, cierres y entrega consiguió que hoy el hincha de River lo acepte.

Pese a que su llegada al club lo ubicó como reemplazante de Paulo Ferrari, lo cierto es que Almeyda se inclinó por Abecasis. El juvenil jugó –y de gran manera- en los primeros tres encuentros del torneo, hasta que se lesionó en la cuarta jornada, frente a Quilmes. En aquel momento, el Pelado le dio la confianza a Alexis Ferrero.

Sin embargo, en la quinta fecha, Luciano Vella debutó en River. El partido fue frente a Defensa y Justicia y el Tano no tuvo un buen partido. Eso sí, un centro suyo, tras un gran pase de César “Maestrico” González, terminó con el cabezazo agónico de Rogelio Funes Mori para firmar el 2-2.

Pero como consecuencia de su bajo nivel ante el Halcón de Florencio Varela, Vella ni siquiera se concentró ante Deportivo Merlo. Parecía que otra vez tenía que remarla. De todas formas, el Millo jugó un mal partido ante el Charro y eso permitió que el lateral derecho fuera “indultado”.

Su vuelta al equipo se dio contra Gimnasia y Esgrima La Plata. Y, desde ahí, todo fue ganancia para el jugador. Buenas actuaciones frente a Ferro, Atlanta, Huracán e Instituto, sobre todo las dos últimas presentaciones lo hicieron verse distinto ante la crítica mirada del hincha.

Fanático del rock nacional con La Renga, Divididos y los rioplatenses No Te Va Gustar y la Vela Puerca como predilectas, el Tano sabe lo que es ganarse al público. Y eso hizo en River. Frente a Instituto fue uno de los puntos altos del equipo de Almeyda y eso la gente se lo reconoció.

Los hinchas se codeaban en las tribunas del Mario Alberto Kempes y decían “mirá qué bien que está el Tanito hoy”. Claro, Vella arrancó como una banda que recién da sus primeros pasos en el under y hoy, con varios “recitales” en el lomo, ya puede cargar con la presión de cerrar el show.

El exjugador del Cádiz, en España, consiguió cambiar los murmullos de reprobación por aplausos que aprueban su manera de jugar. Contra Huracán, un cierre suyo fue gritado como un gol. Tan bueno ha sido lo de Vella en los últimos partidos que Almeyda, técnico que afirma respetar los momentos de los jugadores, lo mantuvo en la titularidad, relegando a Abecasis. Sí, Vella cambió la historia y está escribiendo sus mejores canciones en River.

Por Javier García

Imagen: Wally