No alcanzan las tribunas, no alcanzan las pantallas

Más allá de que está en la B Nacional, River genera un furor constante y digno de ser destacado, debido a que fue acompañado por más de 26.000 hinchas en Córdoba, provocó la recaudación más alta en lo que va de la temporada y volvió a liderar el rating de las transmisiones durante el fin de semana.

Cada vez está más claro que el amor por los colores puede superar todo tipo de barreras. ¿Acaso es fácil encontrar un equipo que sea capaz de llevar una multitud en condición de visitante y que, como si fuera poco, también sea el más visto por la televisión? El conjunto de Núñez todo lo puede en materia de pasión y apoyo en incondicional, a pesar de que está atravesando la etapa más difícil de su gloriosa historia.

Los precios no fueron impedimento para que se vendieran las 15.000 plateas que Instituto le dio a River. Es que los $ 150 podían abrir un mar de interrogantes en torno a la decisión de ir o no a la cancha, pero muchos fanáticos viajaron a Córdoba -provincia donde existen miles y miles de hinchas millonarios- desde diversos puntos del país para brindarle su aliento a los dirigidos por Matías Almeyda.

Sin embargo, el sentimiento y la capacidad de seguir a River en todas partes excede las tribunas. Porque obviamente no todos tienen la posibilidad de comprar una localidad o recorrer varios kilómetros, por eso la chance de ver los partidos por televisión siempre es un alivio para la gente. ¿El resultado? Un promedio de 15.2 puntos en el rating, superando la marca de los encuentos de Primera División, otra prueba más de lo que es La Banda.

El dinero no es todo en la vida, pero no se puede pasar por alto la recaudación que hubo en las boleterías de Instituto. Es que la cifra final llegó a $ 4.240.000, la más alta en lo que va de la temporada 2011/12 en el fútbol argentino y un número estremecedor para la B Nacional. También se trató de la mayor concurrencia en la historia del fútbol cordobés. En consecuencia, está claro que además de que no alcanzan las tribunas y las entradas, tampoco empiezan a ser suficientes las pantallas para contener una pasión Monumental.

Por Germán Balcarce