Uno por uno vs. Instituto

(CORDOBA – ENVIADO ESPECIAL) Pasión Monumental analiza la actuación de cada jugador de River y le asigna un puntaje, tras el empate sin goles frente al conjunto cordobés, en el Estadio Mario Alberto Kempes.

Leandro Chichizola (6,5): respondió muy bien cuando los defensores lo buscaron para jugar con los compañeros. Sin embargo, su acción más destacada ocurrió a los seis minutos del primer tiempo, porque le tapó un mano a mano a Diego Lagos.

Luciano Vella (6,5): aplicado en la marca, con algunos cierres exitosos y proyección en los momentos indicados, aunque esta vez no fue tan punzante como de costumbre para llegar hasta el fondo y enviar un centro.

Alexis Ferrero (7): comenzó la jornada con un cruce muy oportuno antes de que definiera Lagos. Luego volvió a ganar en velocidad varias veces y se mostró bastante seguro en los mano a mano e incluso en el juego aéreo.

Jonatan Maidana (5): cometió un error que podría haberle costado muy caro cuando buscó al arquero y se quedó corto con el pase, aunque lograron solucionar el asunto. Después de ese episodio sufrió un poco con los delanteros locales, pero sin mayores sobresaltos.

Carlos Arano (6): intentó tres veces desde afuera y en una de las ocasiones la pelota se fue muy cerca del ángulo superior izquierdo, tras un tiro libre corto. En la marca se mostró seguro y con bastante proyección, por eso se animó a patear más que lo habitual.

Carlos Sánchez (5): con la iniciativa y las ideas de siempre, aunque muy desacertado en la ejecución de los pases. Alternó buenas con malas en las acciones de juego, pero estuvo cerca de concretar cuando un defensor rival le ganó en el área chica, a los cinco minutos de la etapa inicial.

Ezequiel Cirigliano (6,5): muy prolijo en la distribución y con criterio para avanzar varios metros cuando las circunstancias se lo permitieron. No recuperó demasiado la pelota, pero fue el volante con mayor claridad para dársela a un compañero.

Martín Aguirre (6,5): sin los aciertos habituales, pero con la garra y el esfuerzo de siempre. No pisó mucho el área, pero le quitó la pelota a Facundo Erpen en una salida y su desborde no terminó en gol por muy poco. Tan sólo un derechazo elevado en el rubro remates. Fue reemplazado.

Lucas Ocampos (6): desacertado en la puntería -sus remates fuertes se caracterizan por irse bien alto-, pero con algunos lujos de colección, debido a que giró un par de veces con la doble pisada y, como si fuera poco, en lugares donde los espacios eran exiguos. Lo negativo fue que perdió la pelota por algunos excesos de tenencia.

Andrés Ríos (5): provocó varias faltas y se las ingenió para demandar la atención constante de los defensores. Su único remate fue a través de un derechazo que pasó muy cerca del poste derecho, a los cinco minutos del complemento.

Fernando Cavenaghi (5): se retrasó demasiado y por eso perdió peso en el área rival. De todas formas, un ar de acciones le alcanzaron para estar muy cerca de abrir el marcador. Reventó el travesaño, tras un desborde de Ocampos, y fue amonestado por intentar un gol con la mano.

Los que ingresaron

Daniel Villalva (6): veinte minutos le alcanzaron para inquietar al fondo local gracias a la velocidad y al entusiasmo con el que entró cuando sustituyó a Aguirre. Un derechazo suyo provocó que la pelota se fuera muy cerca del poste derecho.

Fabián Bordagaray (-): su entrada fue ficha por ficha, debido a que lo hizo en lugar de Cavenaghi. De todas formas, los minutos no fueron suficientes para que pudiera demostrar demasiado, pese al empeño que puso.

Mauro Díaz (-): a pesar de que no contó con tiempo para insertarse en el partido, tuvo más protagonismo del esperado, haciendo circular el balón en los metros finales, mientras Instituto resistía como podía, ya que tenía un jugador menos.

Por Germán Balcarce