1910 – 1919

Durante estos años, La Banda tuvo la peor campaña hasta ese momento, terminando último con solamente tres victorias, un empate y dos caídas en su haber. Además, igualó el peor traspié sufrido contra Gimnasia y Esgrima La Plata en 1905 (10-1), frente a Belgrano Athletic Club. En esa época, se destacaban equipos como Alumni y Racing.

En 1913, River levanta cabeza haciendo una mejor temporada, al punto tal de que llegó a jugar un desempate contra Racing para obtener un lugar en la final por el título, pero finalmente perdió. Aun habiendo sido vencido, llegó a un lugar meritorio, teniendo en cuenta la campaña anterior. El 24 de agosto de ese mismo año, en cancha de La Academia y en el marco del torneo de Primera División, La Banda le ganó 2-1 a Boca, en el primer Superclásico disputado oficialmente.

Al año siguiente, River se vio con la obligación de mudarse a Caballito, debido a que su estadio en la Dársena había sido abandonado para construir uno nuevo en La Boca. El lugar elegido en el centro geográfico de la Capital para ejercer la localía fue el Club Ferro Carril Oeste. Durante ese mismo año, River obtuvo la Copa Competencia, la Copa Jockey Club –luego de vencer a Newell’s Old Boys– y superó a Bristol de Montevideo para de esa forma llegar a tener su primer título internacional en el marco de la Tie Cup Competition.

En 1915, finalmente, se inauguró el estadio  construido en La Boca, luego de una importante movida de los gerentes de las carbonerías Wilson, los socios y el presidente del club, Leopoldo Bard, quienes donaron dinero y alambrados, entre otros materiales. La ubicación de la cancha estaba delimitada en la manzana ubicada entre las calles Pinzón, Caboto, Aristóbulo del Valle y Pedro de Mendoza.

Paralelamente, River pasó a ser una pieza fundamental para todos los torneos disputados en esa década, pero se encontraba con el mejor Racing de todos los tiempos que siempre lograba brillar un poco más, de manera que los logros más importantes de esos años fue las Copa Competencia, obtenida en 1915 y 1918, ganándole nada menos que a Boca Juniors, lo que hizo que el clásico barrial comenzara a sentirse con más furor entre los seguidores de ambos equipos.