Una tarde inolvidable para Cavenaghi

El Torito marcó tres goles, participó de uno y le dio el pase a Fabián Bordagaray en el sexto. De esa manera, fue la figura excluyente en la goleada 7-1 sobre Atlanta.

Aplausos y más aplausos. Las palmas chocan una y otra vez entre sí, al compás de un sonido tan nítido como categórico: “el Cavegoool, el Cavegoool”. La función se terminó y Fernando Cavenaghi sabe que fue el protagonista principal, más allá de que los demás actores colaboraron para que el libreto cumpliera con todo lo soñado. Es que así fue la tarde, tan inolvidable como soñada para el delantero de 28 años.

Iban siete minutos del primer tiempo cuando Rodrigo Llinás evitó el primer festejo de la jornada para el Torito, quien aprovechó un pase de Carlos Sánchez para generar la jugada que terminó en la apertura de la cuenta a través de Martín Aguirre. Y luego de eso llegó el desahogo del 9 -se colgó del alambrado en el festejo y vio la amarilla como consecuencia de ello-, tras el error que el volante uruguayo le provocó al arquero visitante.

 

¿Más? Sí, a pocos segundos de se cumpliera el tiempo reglamentario de la etapa inicial, Cavenaghi entendió a Andrés Ríos y, producto de eso, asistió a Lucas Ocampos para el tercero. De todas formas, la historia continuó en el complemento: a los 11 y 13 minutos, la figura marcó el cuarto y el quinto. Primero, con una definición tan prolija como sencilla ante la salida de Llinás; luego, con una enorme calidad para picar la pelota por encima del arquero.

Pero el Torito no bajó la persiana en el Bajo Flores y siguió picando cada vez que se presentó la oportunidad. Por eso fue el encargado de tocar hacia atrás para que Bordagaray se diera el gusto de sacudir la red, tras una acción colectiva en la que también participaron Ríos y Facundo Affranchino. Y de no haber sido porque Llinás se apuró para cubrir el poste izquierdo, Cavenaghi hubiera marcado su cuarto tanto cuando faltaban unos segundos para los 90 minutos reglamentarios.

Sin embargo, el capitán de River se fue satisfecho y dejó en claro que ninguna defensa deberá darle ventajas si pretende que el resto del equipo pueda pelearle de igual a igual al conjunto de Núñez. En lo personal, Cavenaghi lleva cinco goles en la temporada (77 en el club) y marcó un hat-trick por cuarta vez con la banda roja. ¿Las anteriores? Contra Estudiantes de La Plata (3-2, el 24 de febrero de 2002), Argentinos Juniors (5-1, el 12 de mayo de 2002) e Independiente (4-1, el 17 de septiembre de 2003).

Por Germán Balcarce /// Foto: Joel Richards