Un esfuerzo conmovedor

Luciano Vella sufrió un fuerte traumatismo en la pierna izquierda, pero continuó jugando rengo durante cinco minutos, por eso los hinchas lo reconocieron a través de varios aplausos.

Quedó tendido, absolutamente inmóvil y esperando la atención médica mientras el partido seguía su curso sin que el árbitro Alejandro Toia se diera cuenta de que el lateral derecho no se había reincorporado.

Iban 29 minutos del segundo tiempo cuando el Tano fue vencido por el dolor y recibió la ayuda del doctor Gustavo Ríos, a pocos metros del círculo central y con la preocupación de que se tratara de una grave lesión.

Sin embargo, Vella no soportó que el encuentro continuara sin él, por eso habló con Matías Almeyda para volver al campo de juego. Pero Alexis Ferrero no tuvo mejor idea que hacerle un pase inmediatamente y lo dejó expuesto.

El Pelado observó la acción desde muy cerca y llamó a Facundo Affranchino. Mientras tanto, el defensor proveniente de Newell’s priorizó el bienestar del equipo, se arriesgó para ir a cabecear y unos segundos después recibió una falta en otra acción.

Los actos de valentía que tuvo Vella causaron que la gente de River le retribuyera semejante esfuerzo con aplausos desde todos los sectores cuando fue reemplazado, dejando en claro que el compromiso siempre se valora.

Por Germán Balcarce