La historia de la Filial Ramos Mejía

“Hermanos Onega” es el nombre que lleva la filial Ramos Mejía desde 1996. Su creador, el señor Héctor Armando “Tito” Leiva, es amigo de toda la vida de Daniel Onega, luego de que en la década de los´60 se acercara a su ídolo en la confitería del club y naciera una amistad que entre los dos saben alimentar día a día.

Con respecto a Ermindo, ya no está entre nosotros debido a que falleció hace varios años en un accidente automovilístico, pero se mantiene vigente por todo lo que significa para la historia riverplatense.

Los integrantes de la Comisión Directiva de la filial son muy reconocidos por su preocupación en generar eventos o situaciones en las que el nombre de River quede en lo más alto del pedestal, pero sobre todo, para participar y generar campañas solidarias. Por otra parte, son organizadores de fiestas que hasta ahora se han desarrollado en el salón de recepciones Ianni Han.

Gracias al espectáculo, la calidad del servicio y, sobre todo, ¡la multitud convocada para cada evento, las fiestas se han ganado varios elogios. Los motivos de las mismas van variando, pero siempre se mantiene un piso de 300 personas, con picos de 450 invitados. Una de ellas fue la despedida de Enzo Francescoli, aunque también las celebraciones de campeonatos, la fiesta de inauguración de la peña del Rayo Vallecano “Riverplatense Argentina”. Este último acontecimiento, junto con la bienvenida que se les brindó a los aficionados del Atlas, de México, quienes visitaron la Argentina con motivo del enfrentamiento por Copa Libertadores en el 2000, marcan que la filial no se conforma con ser representante de River a nivel nacional y muestra al mundo la grandeza del club.

Por último, la Filial Ramos Mejía (se encuentra ubicada en la calle Cisneros 1001) es muy reconocida en Núñez gracias a la gran cantidad de socios del club que posee como afiliados.

Por Paulo Filippini