Entre algodones

Alejandro Domínguez y Fernando Cavenaghi se entrenaron de manera diferenciada por segundo día consecutivo, debido a que padecen sendas contracturas en la pierna derecha.

Los delanteros indiscutidos de River no formaron parte de las prácticas de fútbol en el Monumental, pero la presencia de ambos no corre peligro para el partido del sábado que viene frente a Defensa y Justicia.

Con el propósito de evitar un desgarro en la víspera de la quinta fecha del campeonato, Matías Almeyda y el médico Gustavo Ríos decidieron que tanto el Chori como el Torito continúen bajo las órdenes de los kinesiólogos.

Sin embargo, de no mediar inconvenientes en las próximas horas, Domínguez y Cavenaghi estarán en condiciones de continuar en la ofensiva para el compromiso que se llevará a cabo en la cancha de San Lorenzo.

Por Germán Balcarce