Uno por uno vs. Quilmes

 

Pasión Monumental analiza la actuación de los jugadores de River que actuaron en el 1-1 frente al conjunto cervecero, por la cuarta fecha de la B Nacional.

 

Leandro Chichizola (6,5): más allá de que por momentos no tomó la confianza suficiente para salir a descolgar algunos centros, respondió correctamente cuando fue exigido con los pies. Además, estuvo rápido en un anticipo para ganarle en velocidad al uruguato Martín Cauteruccio. No tuvo culpa en el gol.

 

Luciano Abecasis (-): salió como consecuencia del esguince que sufrió en un ligamento interno de la rodilla derecha. Tan sólo iban siete minutos del primer tiempo, así que ni siquiera tuvo tiempo de proyectarse en ofensiva, tal como lo había hecho durante las tres fechas anteriores. Estará tres o cuatro semanas inactivo.

 

Agustín Alayes (5,5): en líneas generales, se mostró muy sólido por abajo y con la intención de lograr una salida prolija, a pesar de que asumió varios riesgos. Si bien costó anticipar a Cauteruccio y no impuso la presencia suficiente en el juego aéreo, creció con respecto a las presentaciones pasadas.

 

JONATAN MAIDANA (7): infalible, tanto por arriba como por abajo. Fue el mejor de la defensa, sin lugar a dudas. Estuvo rápido y atento para los cruces, logró que los rivales no pasaran por su sector y cubrió varios centros. En vez de lamentar la chance frustrada de volver a Europa, rindió como hace rato no lo hacía.

 

Juan Manuel Díaz (5): su rendimiento tuvo varias intermitencias, tal como le había ocurrido contra Sportivo Desamparados. Le faltó salida para asociarse con Lucas Ocampos, debido a que Quilmes ejerció una presión constante. El defensor uruguayo no cometió graves errores, aunque tampoco brindó garantías permanentes.

 

Carlos Sánchez (6,5): esta vez no pudo lucirse. Y buena parte de eso fue a raíz de que salió Abecasis, teniendo en cuenta que el lateral derecho le ofrecía una opción más de pase. De todas formas, el volante siempre dijo presente a la hora de jugar y lucha, dejando en claro que es indispensable para Matías Almeyda.

 

Nicolás Domingo (3): muy flojo, precupante. A pesar de que demostró personalidad para reestablecerse anímicamente por los errores cometidos, estuvo demasiado impreciso en los pases y falló insólitamente en algunas entregas. El técnico decidió reemplazarlo cuando iban ocho minutos del complemento.

 

Martín Aguirre (7): por primera vez en el campeonato, jugó un partido completo. Raspó siempre y impuso su fuerza en la mayoría de veces. Además, fue importante para los contragolpes e incluso encontró el hueco para dar el pase en el gol de River. A esta altura, es otro de los jugadores clave para el DT.

 

Lucas Ocampos (5): le costó mucho imponer su capacidad desequilibrante, debido a que Germán Mandarino y Jorge Serrano salieron concientizados de que tenían que esperarlo y marcaron con mucha atención. En consecuencia, el joven de 17 años ni siquiera tuvo la chance de rematar, pero cumplió un papel aceptable.

 

Fernando Cavenaghi (7): derechazo potente y preciso para abrir el marcador. Además, el Torito se movió con mucha inteligencia y participó permanentemente en la recuperación del balón. También se manejó de manera acertada en los contraataques, más allá de que ninguno prosperó. Es bienvenido su reencuentro con el gol.

 

Alejandro Domínguez (6): veloz y muy despierto para dejar pagando a los rivales en varias ocasiones. No se dejó amedrentar por los hinchas locales e incluso le puso paños fríos al Torito cuando se peleó con Lucas Rimoldi. Remató al arco en tres ocasiones, pero no obtuvo su merecida recompensa.

 

Los que ingresaron

 

Alexis Ferrero (4,5): durante la pretemporada dejó en claro que de ninguna forma estaba dispuesto a desempeñarse como lateral derecho, pero finalmente accedió. Por supuesto que no tuvo proyección y hasta se lo vio inseguro con la pelota. En la marca, alternó buenas con malas. ¿Tendrá la chance de ser titular?

 

Cristian Ledesma (6): hizo su estreno desde que regresó a River. Prolijo y ordenado, estuvo muy preciso con los pases, se mostró sereno y en buenas condiciones físicas. Una vez más, dejó en claro que posee mucha experiencia para manejar los tiempos y simplificar las acciones de juego.Gabriel Funes Mori (-): no tuvo suficiente tiempo (entró a los 27 minutos del segundo tiempo, en reemplazo de Ocampos) para ser calificado y tampoco para patear al arco, pese a que River estaba jugando al contragolpe.

 

Foto:Ole.com

 

Por Germán Balcarce