Ángel Amadeo Labruna

Es muy posible que sea el ídolo más importante de River. Fue un ganador total como jugador y en condición de técnico, le hizo 16 goles a Boca y es el máximo artillero de la historia del fútbol argentino con 293 tantos, junto con el paraguayo Arsenio Erico.

Cualquier adjetivo puede quedar pequeño a la hora de elogiar a Angel Amadeo Labruna. Si hace falta una muestra simple de lo que representa para el conjunto millonario alcanza con saber que se eligió al 28 de septiembre como “Día Internacional del Hincha de River” en homenaje a la fecha de nacimiento (28/8/1918, en Buenos Aires) del gran delantero que integró La Máquina y que durante 20 años defendió a la banda roja, entre 1939 y 1959.

Durante ese período, Angelito tuvo 515 partidos oficiales  en River -todas ellas por certámenes locales-, así que es uno de los tres jugadores con mayor cantidad de encuentros en Núñez, detrás de Mostaza Merlo y Amadeo Carrizo. Dio la vuelta olímpica 15 veces en representación del club, de las cuales nueve fueron como futbolista (dos veces en La Boca) y las seis restantes desde el banco de suplentes, demostrando que su capacidad vencedora no conocía límites.

Además de River, Labruna jugó en Rampla Juniors (Uruguay), Rangers (Chile) y Platense. River sintió su ausencia en buena parte de la sequía de títulos que se produjo durante 18 años, hasta que en 1975 cortó esa racha al mando del equipo, obviamente como DT. Las cifras goleadoras de “El Feo” no sólo ostentan la cima de la tabla goleadora en el país, sino que también en los superclásicos, con 16 conquistas.

En junio de 2008, el Centro de Investigación para la Historia del Fútbol, a través de una fuerte repaso por las síntesis del profesionalismo, descubrió que Labruna tenía un gol más y, producto de ello, alcanzó a Erico en lo más alto. Angelito falleció en 1983 y fue tal la identificación que tenía con River que en ese entonces ya era socio vitalicio de la institución. No son muchos los que tuvieron el privilegio de verlo en acción, pero las distintas generaciones lo han ubicado como un ídolo indiscutido.

Sus números en River

Partidos jugados: 515 (todos por torneos locales)

Goles: 293 (es el máximo goleador de la historia del fútbol argentino)

Títulos: 15 (como jugador, en los campeonatos de 1941, 1942, 1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957; y cómo DT, el Campeonato Metropolitano en 1975, 1977, 1979 y 1980, más el Campeonato Nacional en 1975 y 1979)