Grondona perdió la pulseada

Como ha marcado la historia, una vez más Julio Grondona, presidente de la AFA, iba en contra de la gente, pero en esta oportunidad la presión de los hinchas y de algunos dirigentes le torció el brazo y debió dar marcha atrás en su decisión de modificar el torneo de Primera División.

No es habitual que el jefe de la AFA retroceda en una decisión ya tomada y menos que escuche a la gente a la que habitualmente le da la espalda. Son muchísimos los ejemplos: nunca ha elegido al técnico de la Selección pretendido por el público en general y, junto al Gobierno, se ha olvidado del Ascenso, prohibiéndole a sus simpatizantes seguir a sus equipos en condición de visitante.

De todas formas, no alcanzaría este espacio para describir todo lo que este personaje tan cuestionado de nuestro fútbol genera. Los hinchas se venían manifestado en distintas encuestas, foros y de todas las maneras posibles para hacerle saber a los dirigentes de la calle Viamonte su malestar con el formato del vergonzoso torneo que intentaban implementar a partir de la temporada 2012/13.

¿Qué habia detrás de esta decisión meramente política? Primero, Grondona comienza a sentir que en octubre podría peligrar su reelección en la AFA. De esta manera, buscaba obtener el apoyo de los clubes del Interior y del Ascenso, más allá de que los actuales equipos de Primera no estuvieran para nada de acuerdo con la idea. Segundo, que no corrieran peligro aquellos equipos grandes (Boca, Racing y San Lorenzo) que actualmente tienen problemas con el promedio. Tercero, recuperar para la máxima categoría a River y a los equipos importantes que militan en la B Nacional (Rosario Central, Huracán y Gimnasia y Esgrima La Plata). Cuarto, sacarle al Grupo Clarín la posibilidad de tener las transmisiones de los encuentros de River, con todo lo que significa desde la audiencia hasta los sponsors. Más allá de que el torneo finalmente no cambiará, logro su meta porque la B Nacional será transmitida por la TV Pública, tomando parte de la ya conocida batalla entre el Gobierno Nacional y el multimedio.

Seguramente hay más razones pero simplemente les enumeré algunas para que se interioricen sobre lo que había detrás de esta nefasta decisión. ¿Por qué los hinchas no estaban de acuerdo con el nuevo formato? Desde mi punto de vista, en el caso de River, los hinchas quieren y sienten que el equipo debe ganarse la vuelta a Primera en la cancha, el mismo lugar donde se perdió la categoría.

Para los dirigentes de aquellos equipos que están en la primera también era injusto, porque se premiaría a las instituciones que no han hecho las cosas bien y se los pondría en igualdad de condiciones. Para los simpatizantes, en general, el torneo era desprolijo y hasta perdía seriedad. A pesar de que todos queremos un fútbol federal, esta termina siendo la mejor decisión, definiéndose el ascenso o descenso en un campo de juego, no en una oficina como le hubiese gustado a Don Julio. La decisión estaba tomada, pero unos pocos dirigentes coherentes y millones de hinchas le ganaron la pulseada a la AFA y al Gobierno Nacional. Nada más que por el momento…

Por Paulo Filippini